14 junio 2011

Si la vida real fuera como las redes sociales



¿Puedo ser tu amigo? ¿Me dejas escribir en tu escaparate? Permíteme que te enseñe mis fotos privadas… ¡Voy a seguirte, voy a seguirte! Las situaciones serían tan ridículas que han dado hasta para un argumento de una ópera en Londres, Two Boys, que trata sobre los «peligros» de vivir nuestras vidas online.