Si la vida real fuera como las redes sociales



¿Puedo ser tu amigo? ¿Me dejas escribir en tu escaparate? Permíteme que te enseñe mis fotos privadas… ¡Voy a seguirte, voy a seguirte! Las situaciones serían tan ridículas que han dado hasta para un argumento de una ópera en Londres, Two Boys, que trata sobre los «peligros» de vivir nuestras vidas online.


 







Con tecnología de Blogger.